Entre el 26 y 28 de noviembre, unas 25 personas entre pastores, vicarios y otros siervos de la iglesia, participamos del curso de la Academia Lutero, invitados por Carlos Schumann, el coordinador para América Latina. El tema fue la doctrina de la iglesia en conexión con la doctrina del ministerio público. Los participantes son obreros de la iglesia en Chile, Argentina y Perú.

El lugar que nos cobijó es un Centro de Retiros perteneciente a la Iglesia Católica Romana, ubicado en la pre cordillera, cerca de Talca, Chile. El silencio casi absoluto y la vegetación del lugar invitaba a la reflexión, oración, diálogo fraterno y al descanso. El profesor que nos guió en el tema fue David Preus, que actualmente sirve como profesor y pastor en República Dominicana.

Ante todo, quedó claro que la iglesia de Cristo no es un mero “accidente de la historia”, o una creación humana, sino que fue y es creada, edificada y preservada por la gracia y el poder de Dios. Como lo confesamos en el Credo Apostólico, la iglesia es la obra del Espíritu Santo. Así como Dios creó el universo por medio de su Palabra, así crea la iglesia por la misma Palabra. Por su parte, la unidad de la iglesia consiste en su unidad con Cristo. Por la Palabra externa somos unidos a Cristo y justificados fuera de nosotros por causa de la obra redentora de Cristo. Luego, una vez que somos creyentes y ya estamos unidos a Cristo, la Palabra interna de Dios obra en nosotros la santificación, para seguir y servir a Cristo como su iglesia militante en este mundo, en camino a ser la eterna iglesia triunfante en el cielo.

Vimos cómo Dios estableció su iglesia en el Antiguo Testamento al acercarse en misión a Adán y Eva después de que éstos cayeran en pecado por desoír la Palabra de Dios. Desde allí el profesor resaltó el orden de la creación que explica la relación Dios-hombre-mujer, en cuanto al orden para hablar la Palabra de Dios, lo cual explican los textos del Nuevo Testamento en donde el Apóstol Pablo habla del silencio de la mujer en el culto público, por ejemplo, 1 Corintios 14:34-35.

A través de todo el Antiguo Testamento Dios hizo pregonar su Palabra por medio de los patriarcas, profetas, sacerdotes y su pueblo escogido. Ante la caída en pecado, se proclamó la promesa de la simiente de la mujer, el Mesías Salvador que vendría. El pueblo creyente esperaba el cumplimiento. El templo y todo el sistema sacrificial del Antiguo Testamento apuntaban hacia Cristo, el mediador del Nuevo Pacto.

En el Nuevo Testamento la iglesia es representada por diversas imágenes, como ser: cuerpo de Cristo, edificio espiritual, el rebaño del buen pastor Jesús, la esposa de Cristo, los pámpanos de la vid que es Cristo, la nueva Jerusalén, la familia de Dios, etc. Sobre cada una de estas figuras de la iglesia reflexionamos extensamente. Por otro lado, el profesor mostró

que el término ‘iglesia’, en griego ‘EKKLESÍA’ está compuesto de dos palabras: ‘ek’, que puede significar tanto ‘de’ como ‘hacia’, y ‘kaleo’ significa ‘llamar’. Los que integramos la iglesia de Cristo fuimos llamados de las tinieblas hacia la luz y la vida eterna en Cristo, y constituimos el santo pueblo de Dios.

Luego pasamos a considerar como el tema de la iglesia es considerado en las Confesiones Luteranas. El profesor resaltó la importancia de tener en cuenta el contexto del siglo XVI, y en qué estaban pensando los que escribieron las confesiones, las cuales reflejan la luz de las Escrituras, son la confesión de lo que enseñan las Escrituras. Destacamos la progresión de los artículos de la Confesión de Augsburgo, para lo cual el profesor usó “el libro de colores” (conocido también como el “libro sin palabras”). El artículo I presenta al Dios Trino como único Dios y creador (página verde). El artículo II habla de la caída del hombre en pecado (página negra). Artículo III La obra redentora de Cristo (página roja). Por su parte los Artículo IV, V y VI constituyen la página blanca: Art IV La justificación por la fe; Artículo V La obra del ministerio de proclamar el evangelio y administrar los sacramentos que lleva a la fe salvadora en Cristo y nos conduce a vida eterna; Artículo VI esta fe, a su vez, produce la nueva obediencia. Los Artículos VII y VIII señalan que Dios reúne a los creyentes por obra del Espíritu Santo en la santa iglesia cristiana militante y triunfante (página dorada). Reflexionamos también acerca de las características o atributos de la iglesia, como también acerca de sus marcas por las cuáles la iglesia es reconocida, que son básicamente la predicación del evangelio y la administración de los sacramentos según la institución de Cristo.

A partir de allí el curso giró hacia el tema del ministerio público de la iglesia. Lo cual se dio en un diálogo respetuoso entre posturas diferentes sobre el tema. Estamos de acuerdo que Cristo instituyó el oficio del ministerio público y que Dios llama a personas a ocupar este oficio mediante el llamado a través de la iglesia y que debemos velar para que este oficio permanezca y que en la iglesia reine el debido orden. Todos concordamos que fue una buena oportunidad para aclarar dudas y entendernos mejor, que es fundamental que como iglesia no nos dejemos entretener y dividir por Satanás con discusiones y peleas que frenan la gran tarea de la iglesia que es llevar el evangelio de Cristo al pecador.

Por último, queremos expresar nuestro agradecimiento a Academia Lutero que nos invitó y proveyó todos los fondos necesarios para que podamos participar sin costos adicionales. Agradecemos también a los hermanos de la iglesia luterana de Chile que nos han recibido fraternalmente. Dios bendiga a la iglesia y su misión hacia el mundo que necesita oír la Palabra de Dios para que más personas puedan ser llamadas de la oscuridad y trasladadas a la iglesia de Cristo, para perdón, vida y salvación eterna.

José A. Pfaffenzeller

 

 

 

 

 

 

 

 

Academia Lutero es una institución independiente, fundada por el Dr. Robert Preus y se financia con ofrendas de hermanos y congregaciones del Sínodo de Missouri.

Se aboca al único y exclusivo objetivo de compartir sana doctrina con los pastores de iglesias hermanas, motivar a estas iglesias a capacitar a sus jóvenes candidatos al pastorado en instituciones-seminarios confesionales (ruta de ordenación) y apoyarlas en cuanto a sus desafíos tratando temas que sean relevantes para enfrentarlos.

Orienta sus conferencias a la capacitación continua de pastores en actividad con temáticas teológicas y pastorales.

A través de su revista trimestral llamada “Logia” contribuye con temas tratados en profundidad para esta capacitación continua.  Ver: www.lutheracademy.com/publications/spanishresources

Dogmáticas Luteranas Confesionales: escritas por teólogos contemporáneos y confesionales aportan un claro, profundo y actual tratamiento de cada tema.

Su actual presidente es el Dr. Robert Bennett quien reside en Fort Wayne, IN, Estados Unidos.

Academia Lutero dicta sus conferencias en Estados Unidos, África (Togo, Uganda) Indonesia, India, Europa, Sudamérica y América Central.

En América Latina se realizan conferencias en: Argentina, Paraguay, Chile, Bolivia, Venezuela, Guatemala, Panamá, México y Colombia.

La primera conferencia de academia Lutero se celebró en Chile el año 2007. Su promotor e incentivador fue el pastor Daniel Preus, en aquel entonces presidente de Academia Lutero. Hasta el momento en todo su historial en América Latina se han celebrado 51 conferencias en las cuales participaron 1222 pastores.

Después de 12 años se vuelve a realizar en Chile una conferencia de academia Lutero en Vilches, Talca, en esta oportunidad sobre el tema Eclesiología. El mismo estuvo a cargo del profesor del Seminario Concordia “El Reformador” de República Dominicana, Dr. David Preus. Participaron 26 pastores de Argentina, Perú y Chile.

Academia Lutero agradece el constante apoyo que recibe de la ILC de Chile y reconoce en sus miembros y pastores un aporte al trabajo que en general se efectúa en América Latina. En lo personal, agradezco la oportunidad que me brinda de poder servir en esta posición como Director Regional.

Rev. Carlos Schumann

Academia Lutero