Mi nombre es Pablo Darío González, tengo 26 años y soy oriundo de la ciudad de Puerto Rico, Misiones, una pequeña provincia al noreste de Argentina.
Fui adoptado como hijo de Dios por el agua y el Espíritu en la iglesia luterana de 2 de Mayo, mismo lugar dónde se casaron mis padres. Hice confesión pública de mi fe luterana bautismal a los 15 años de edad.
En el año 2010, luego de finalizar mi enseñanza media, fui enviado al Seminario Concordia de Buenos Aires por mi congregación "San Pablo" de Garuhapé. Allí pasé poco más de 6 años siendo formado para el Oficio del Sagrado Ministerio. Durante este periodo, en el 2015 serví como vicario en la congregación de Punta Alta, al sur de Buenos Aires, siendo mi pre vicariato en la parroquia de Oberá, Misiones, a entre el 2013 y 2014.
El 29 de julio de 2017 tuve la dicha de contraer matrimonio con Camila Escalante.


En la actualidad,  me encuentro sirviendo en Chile. He sido llamado por la iglesia para trabajar como voluntario en el área de capellanía de los Colegios Luteranos "Concordia" de Valparaíso y Viña del Mar.
Además, el Señor, por su gran misericordia, nos concedió a Camila y a mí la enorme dicha de ser padres de quién aún aguarda por nacer.
Damos gracias a Dios por su fidelidad y amor al perdonar nuestros pecados, por el cuidado que nos ha brindado por medio de sus pastores fieles, de la familia de la fe, y también de nuestras familias de sangre, que siempre nos han estado apoyando, especialmente en los momentos más difíciles.
Como dice Lutero: “somos mendigos, esa es la verdad.” Por eso confiamos en nada más que Su misericordiosa providencia divina y paternal.
Gloria sea toda para el Señor Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo; por todos los siglos. Amén.