04 de diciembre de 2021. Por Rev. John J. Bombaro, Ph.D.

 

El Magníficat nos invita a entrar, considerar y abrazar la cosmovisión de una adolescente judía y su tía geriátrica: la que lleva al profeta Elías que iba a venir y la otra lleva en su seno al Dios a quien ella y su nación adoraban y temían.

 

Conocemos el Magníficat (Lucas 1:39-56) y sin duda lo hemos cantado  muchas veces. Es uno de los tres grandes cánticos del Nuevo Testamento - los otros son el Benedictus de Zacarías (que se encuentra más adelante en el mismo capítulo) y el Nunc Dimitis de Simeón (del capítulo siguiente) – de igual manera hermosos elementos de nuestra apreciada liturgia. Y, como los otros dos, solemos pensar en el cántico de María como un cántico de júbilo, alabando a Dios por el cumplimiento de sus promesas a Abraham, Isaac y los descendientes de Israel. En el Lutheran Service Book aparece en diferentes versiones no menos de cinco veces. Hay una razón por la que tiene un lugar prominente en la Iglesia, un lugar que demanda comentarios y proclamación. Pertenece al Evangelio de nuestro Señor. Entonces, debe ser predicado. El canto de María provee contenido de para un sermón de Adviento y dondequiera que las fiestas de la virgen María pueblen el calendario litúrgico.

 

En su situación aquí, se nos presenta a una joven judía que llega a la casa de su pariente, Elizabet, que está embarazada, esperando a quien será conocido como Juan el Bautista. Entonces sucedió algo extraordinario. Cuando Elizabet escucha el saludo de María, el bebé en su vientre salta de alegría, y Elizabet exclama: "¡Bendita eres tú entre las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre!"

 

María responde con el canto de celebración que conocemos como el Magníficat, que comienza con las palabras: “Mi alma glorifica al Señor, y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador. Pues se ha dignado mirar a su humilde sierva, Y desde ahora me llamarán dichosa por todas las generaciones.”

 

Ella pronuncia un canto extraordinario porque lo que estaba aconteciendo era algo totalmente único en la historia de la humanidad. Lo que estaba aconteciendo entre Elizabet y María pertenecía a un acontecimiento singular que marcó un clímax en la historia de la humanidad. Este no fue un intercambio de ensueño entre mujeres embarazadas con cargadas hormonalmente. Más bien, es una recapitulación profunda y pesada de toda la historia de los asuntos de Dios con la humanidad a la luz del poderoso acto que hizo época que Él estaba afectando en el presente a través de este anciano y una adolescente virginal. Es un hecho histórico único. Dios estaba entrando a propósito en nuestro dominio para actuar por nuestra salvación y, sobre todo, para participar en su propia entrega más íntima: sobre la cruz y en la Santa Comunión.

 

En pocas palabras, lo que tenemos aquí es una verbalización profunda y trascendental de esperanza y expectativa provocada por el propio Creador que estaba irrumpiendo en ese momento en nuestra situación humana y abordando los abrumadores de nuestro mundo caído y la situación pecaminosa, no en el inaccesible esplendor de Su gloria celestial, sino como un infante vulnerable. “Dios Todopoderoso nos visita para liberarnos”, fue el mensaje de estas valientes siervas del Señor. La parte impactante sobre esto fue que Dios no lo estaba haciendo con sacudidas de truenos en la cima de una montaña temblorosa, sino al final de un cordón umbilical - así de cerca, de esta manera arriesgada - una manera que se identifica plenamente con el amor humano, pero además con las dificultades humanas. Los predicadores explotarán la íntima y completamente táctil realidad del Evangelio. Dios encarnado, carne como la nuestra, carne derivada del mismo cuerpo de María. Algo verdaderamente trascendental estaba sucediendo en el mundo y las dos mujeres en el centro de ello lo estaban expresando con palabras de esperanza para un pueblo sin esperanza, que vivía en una época donde se había perdido de vista a Dios para actuar decisivamente en su nombre. El consuelo de Israel estaba comenzando. El Creador estaba entrando en Su creación. Así de grandiosa es esta noticia. Así de absolutamente único es este momento. Predícalo como tal. Es el único momento de la historia, que pone la historia en una dirección completamente nueva con este evento que la conduce.

 

“Dios estaba entrando a propósito en nuestro dominio para actuar por nuestra salvación y, sobre todo, participar en su propia entrega más íntima: en la cruz y en la Sagrada Comunión.”

 

Entonces, el Magníficat nos invita a entrar, considerar y abrazar la cosmovisión de una adolescente judía y su tía geriátrica: la que lleva al profeta Elías que iba a venir y la otra lleva en su seno al Dios que ella y su nación adoraban y temían - Yahvé encarnado - y nosotros mismos para ser conformados a ese entendimiento de la obra y transformados por ella. El Todopoderoso venía impotente para establecer un reino como el mundo nunca ha visto o conocido, donde el Soberano gobierna en la debilidad y la vulnerabilidad y conquista mediante el amor y la gracia. Nunca antes había ocurrido. Y nunca más lo haría. Solo hay un legítimo y perdurable Rey del mundo: Jesús el Cristo, verdadero Hijo del Padre, verdadero hijo de María.

 

Esta, entonces, es la esperanza del mundo: que Dios vendría y nos salvaría de nuestros enemigos y justificaría a personas injustas como nosotros. Pero sepa esto, la esperanza que Elizabet y María expresan, de hecho, la esperanza que esta lección del Evangelio presenta al mundo entero, es una esperanza contra la esperanza. Es una esperanza en Dios para cumplir Sus promesas a Su manera, en Sus métodos inesperados y contrarios a la intuición, se oponen a la esperanza tan ampliamente común de la humanidad de domesticar a Dios y hacer que Él cumpla nuestras expectativas de cómo nosotros pensamos que deberían ser las cosas o, de hecho, en contra de nuestra propia capacidad para revertir los caminos del mal y el sufrimiento en el mundo, de los cuales nosotros mismos somos con tanta frecuencia tanto la causa como la fuente.

 

Nuestro pensamiento moderno nos dice que tengamos esperanza en la unidad de las naciones en diplomacia. Observar a Washington o Bruselas. El Evangelio nos dice que esperemos más allá de esa esperanza infructuosa, que no confiemos en unidad de las naciones ni en Organización de Naciones Unidas (ONU), sino en Dios y el hombre, unidos en una sola persona, Jesús el Mesías, que da la paz que el mundo no puede dar. No es lo que pasa en Washington sino lo que pasa en Jerusalén, no con los burócratas, sino que, con el Bautismo, no con la política sino con el perdón. Existe la esperanza del mundo.

 

Debemos tener esto en cuenta cuando leemos y proclamamos el cántico de María o de lo contrario, estaremos leyendo algo diferente a las Buenas Nuevas sobre la salvación obra de nuestro Señor Jesucristo. La esperanza de María y Elizabet contrasta radicalmente con nuestras propias expectativas naturales, no de acuerdo con ellas. Es contrario a nuestra autosuficiencia, no un estímulo para ella. Estas dos mujeres esperaban que la redención comenzara no con una inauguración regia del reinado del Gran Rey en la tierra con pompa y ostentación, sino con los rigores del parto y el dolor agonizante de un niño a término que pasa por el canal del parto porque así es como realmente es en el mundo. No es lo que esperaríamos de la entrada de Dios en la humanidad, ni tampoco lo que nosotros mismos habríamos planeado. Parece demasiado humilde, demasiado indecoroso y nada divino. Sin embargo, es el camino mismo de Dios, el camino de lo real. De hecho, esperaríamos que Su entrada al mundo estuviera rodeada de hombres, hombres poderosos, hombres a la altura. En su lugar, es literalmente a través de una mujer y rodeado de bestias de carga. Es esta esperanza de la encarnación y ninguna otra, esta esperanza del nacimiento virginal lo que es el verdadero Evangelio de Cristo. Creemos, enseñamos y confesamos: nació de la Virgen. Dios se manifestó en los cromosomas de una niña judía ... y su nombre era María, la Madre de Dios. El término griego para ella es "theotokos" y proviene del Concilio ecuménico de Éfeso en 431. Allí, en Éfeso, se organizaron argumentos para contrarrestar la enseñanza herética de que Jesús era solo un hombre, un muchacho con carisma de gurú. El Concilio basó sus argumentos en la unidad de la persona de Cristo, que Jesús el Hijo era plena y verdaderamente hombre y, sin embargo, plena y verdaderamente el eterno y divino Logos o Palabra de Dios. Al hacerlo, el Concilio denunció a todos los que negaban que Cristo era verdaderamente divino, y aseveró que María, no solo dio a luz a un niño de sangre roja, sino también que ella era "theotokos" - la portadora y madre de Dios en la carne, Dios encarnado.

 

“Creemos, enseñamos y confesamos: nació de la Virgen. Dios se manifestó en los cromosomas de una niña judía ... y su nombre era María, la Madre de Dios.”

 

Es por eso que María comienza a cantar - Dios estaba entrando en el mundo, como dijo que lo haría una y otra vez en las Escrituras hebreas. Pero la forma en que Él iba a entrar al mundo eludió por completo las expectativas de los judíos y, de hecho, nuestras expectativas naturales también. Su situación judía del primer siglo de opresión militar por los griegos (primero), los romanos (luego), llevó a un gran número de israelitas a anticipar un Mesías con un liderazgo apasionante y credenciales militares. Ellos llegaron a creer que sería un general carismático quien los lideraría hacia una emocionante victoria sobre sus enemigos nacionales. Comenzaron a vivir por vista y no por fe, por el poder de la espada y no por el Espíritu de Dios. Como resultado, sus enemigos no se convirtieron tanto en el pecado, la muerte y el diablo, sino en César, Roma y la política del poder. Para ellos, la salvación llegó a significar la restauración de la tierra ocupada, la destrucción de las legiones romanas y el restablecimiento de su monarquía disuelta. Todo esto se haría con la gran habilidad y fuerza del siervo ungido de Dios - el líder magnánimo de los ejércitos de Israel. Esta visión es sólo una de las formas en que todos tendemos a domesticar a Dios y negar la verdadera naturaleza de su entrega al mundo. Un siglo después, los gnósticos querían poner en orden a este Dios desordenado; Limpiar la sangre y el vérnix. Jesús puede ser Dios, pero no haber nacido como uno de nosotros, no así de vulnerable. Lo mismo sucedió con Muhammad, unos seiscientos años después, en su ignorancia del papel de la virgen María, confundió todo el fenómeno de la encarnación, haciéndolo no más especial que el advenimiento de uno de los profetas del Antiguo Testamento.

 

Hoy, nuestra situación de derechos personales, la celebración del yo y el individualismo radical, conduce a un gran número de personas a anticipar un Mesías acreditado en psicoterapia, un entrenador personal de bienestar y vida holística que me puede ayudar a afrontar mi vida y lograr todo mi potencial. Vivimos por la vista y no por la fe, el nuevo poder de una mejorada elección del consumidor y no los eternos Medios de Gracia. Por tanto, nuestros enemigos no son tanto el pecado, la muerte y el diablo tampoco, sino el aburrimiento, la mediocridad y la responsabilidad. La salvación ha llegado a significar empoderamiento personal, no al compromiso, y felicidad en la realización personal. Todo esto sería hecho por Dios justificando nuestros caminos de autojustificación. La victoria de Cristo rinde la celebración de mí en la era del narcisismo.

 

El canto de María en la boca de los predicadores desengañará a los auditores de su pensamiento autorreferencial y pondrá el foco firmemente sobre Dios en el útero, Dios en la cruz, Dios en la tumba.

 

“El canto de María en la boca de los predicadores desengañará a los auditores de su pensamiento autorreferencial y pondrá el enfoque firmemente en Dios en el útero, Dios en la cruz, Dios en la tumba.”

 

Pero cuando María canta en el versículo 51, “Con su brazo hizo grandes proezas, y deshizo los planes de los soberbios”, ella habla de manera anticipada sobre la victoria de Dios, no en los campos de batalla de Judea, sino que en la cruz del Gólgota - el lugar horrible donde vemos lo que parece ser la derrota veraniega de Dios en Cristo, pero que en realidad es el lugar de Su aplastante derrota de nuestros verdaderos enemigos y opresores: egoísmo pecaminoso y una cultura de muerte con Lucifer al timón. Es a través de la humillación de la cruz que Dios, "... deshace los planes de los soberbios”. A través de la locura de la cruz, Dios enloquece la sabiduría de la humanidad, que quiere que el Hijo de Dios lleve a cabo nuestra salvación a través de una Cumbre del Clima. Pero el Señor pone todo patas arriba. Es a través de la punta de la lanza clavada en Su costado que las aguas de vida comienzan a fluir. Su trono es uno en el que está clavado, y lejos de estar vestido con una diadema y túnicas con incrustaciones de joyas, Él cuelga ante el mundo desnudo y con una corona de espinas presionada en Sus sangrantes sienes. Esta es la revelación de Dios, y es maravillosa a nuestros ojos, porque es nuestra salvación - y no hay otro medio, no hay otro camino. Esta no es la deidad domesticada oscurecida por vestiduras de gloria, sino el Señor crucificado revelado en la desnudez de nuestra humanidad en la historia humana real, llevando nuestro pecado y vergüenza, y, sin embargo, a través de esta humillación explotando cualquier pecado y Satanás e incluso el consumismo o la afiliación política tenía sobre nosotros.

 

¿Y con qué fin? ¿Con el fin de que podamos obtener los beneficios de la liberación geopolítica, la fundación de una nación cristiana? Para nada, sino para que tú y yo podamos recibir el perdón de los pecados, el don de su Espíritu Santo y la justicia que Cristo nos ha regalado de manera irrevocable. Este es Dios que se entrega a sí mismo por nosotros. Y todo comenzó con el embarazo milagroso de una joven virgen, a quien con razón ensalzamos como Theotokos.

 

Es esta venida de Dios encarnada, centrada en la cruz, que la razón humana por sí sola simplemente no puede captar. Es demasiado ajeno a nuestra forma de pensar. Va en contra de nuestra manera de tener esperanza en nosotros mismos, confianza en nosotros mismos. Por esta razón, por naturaleza tropezamos con la idea de que Dios atravesó el útero de María y que fue golpeado, magullado y desangrado fuera de los muros de Jerusalén. La fisicalidad y brutalidad del Viernes Santo es demasiado para que lo traguemos como la victoria de Dios, demasiado para nosotros como telón de fondo de la historia de Navidad. Entonces, por naturaleza, tendemos a gravitar hacia la gloria saneada de la ascensión. Pero la virgen María aquí asevera que no hay ascensión sin un nacimiento sangriento, una crucifixión violenta y la resurrección del cadáver de Jesús. Como dijo el mismo Señor Jesús, por eso vino al mundo: Para dar su vida en rescate de muchos. Su obra, entonces, debe entenderse como una sola pieza: la encarnación, la crucifixión, la resurrección y la ascensión son una acción total de Dios en Cristo Jesús, y juntas son un solo logro de Dios en un estado encarnado que vale para la salvación de Dios del mundo. De hecho, es para todos los que son bautizados en la única y verdadera religión de paz, donde gobierna un Espíritu santo (en oposición a uno impío). Así es como debe predicarse. La promesa del cántico de María es que el Señor nunca dejará de tener cuerpo. Esta es nuestra promesa evangélica y la seguridad de que el Padre está perfectamente satisfecho con la expiación de sangre del Hijo y, lo que, es más, nuestros cuerpos también serán resucitados en el Último Día, tal como lo fue el Suyo en el Primer Día de la Nueva Creación, y comulgamos con este mismo cuerpo y sangre aquí y ahora a través del Sacramento del Altar porque la Ascensión no señala la ausencia de Cristo sino Su presencia permanente en la gloria, la gloria de la Eucaristía, el reinado a través de las Palabras y Sacramentos de paz y reconciliación.


 

 

 

 

ACERCA DEL COLABORADOR

 Rev. John J. Bombaro, Ph.D. (King's College, Universidad de Londres) es un misionero del Sínodo de Missouri de la Iglesia Luterana, y se desempeña como Director Asistente de Educación Teológica en la Academia Luterana, Riga, Letonia.

Trad.Inglés-Español: Jorge Marcelo Rivas Flies, 09 de diciembre de 2021, Adviento. Título original “God in the womb” (04 de diciembre de 2021).

Tomado de: https://www.1517.org/articles/god-in-the-womb?token=134